Podando dilemas

Hasta hoy, escribiendo esta entrada acerca del pelo – y creo que solo hablaré de una pequeña parte hoy -, no había pensado mucho en el tema. Ahora voy descubriendo que tengo muchas opiniones acerca del cabello. Muchísimas.

Empecé pensando en la guerra feminista contra la depilación. Luego pensé en los argumentos A FAVOR de depilarse, que usualmente son ya sea de higiene o de estética. Me leí unas cuantas cosillas acerca de la historia del vello (en especial en nuestro Jardín del Edén *dice riendo como niña boba*) y su trato en términos culturales y médicos también.

Para empezar, un poquitín de trivia:

– Basándose en la pintura y las artes, se ha hipotetizado que en el antiguo Egipto, la manipulación del vello en mujeres era común, y era signo de estatus. Una cosa similar ocurría en la antigua Grecia, en este caso para hombres y mujeres por igual.

– En la Edad Media, la depilación del vello púbico era utilizado para evitar piojos en el área.

– En Japón fue ilegal hasta los 90’s que se viera el vello púbico femenino en ninguna forma de arte.

– Se puede encontrar el término en inglés “manscaping” en el Oxford English Dictionary.

Já! En fin.

El argumento de la estética puede ser resumido así: está asociado con ser cuidadoso con la apariencia, con que se considera sexy, con que se ve “limpio” (cuando el vello es la forma natural del cuerpo de mantener limpia el área, irónicamente). La moda en la pornografía a partir de los 80s y 90s de mostrar menos y menos vello ha sido sugerida como posible causa de la resurgente obsesión popular, así como el capitalismo (¿muy vaga? Pues la industria de belleza que se agandalla tu dinero gastado en cremas, lociones, mil productos de depilación, más cremas, duchas vaginales que realmente ni sirven y te dan infecciones vaginales. Todo eso.). También se ha sugerido, y tiene sentido, que el área cada vez más reducida que cubren tanto trajes de baño como ropa interior coincide cronológicamente con modas en depilación del área. Otra teoría algo escabrosa y perturbante es que la obsesión con la juventud y la sexualización de niñas cada vez más jóvenes: entre menos pelo haya, más se ve uno como una niña pequeña. Pero esta teoría está de lo más desagradable, así que pretenderé que nunca leí eso.

Aunque claramente la presión hacia la mujer en cuanto a cabello es más grande, la presión hacia el hombre también ha incrementado en últimas décadas (más gente comprando productos=más capital=hombres gordos felices con los numeritos en Wall Street).

Podría hablar de estética por siempre. De lo que la estética popularmente aceptada dice de la mujer – que tiene que siempre verse “bien” para el hombre, que nunca es suficiente lo que hace para ello, que tienen que verse “puras” (en el Renacimiento las trabajadoras sexuales se depilaban la zona púbica para mostrar a sus clientes que no tenían infecciones), que los olores naturales son no-femeninos, etc. De lo que dice del hombre: que rasurar la cara está bien porque te consigue un trabajo (e independencia financiera y control), y ahora con las modas cambiantes, otros tipos de depilación están bien porque te consiguen pareja (lo cual tiene sentido cultural y evolutivo). Pero eso ya lo hemos visto antes. Sólo diré que es otra manera en que la sociedad vigila, controla y administra nuestros cuerpos, y eso no me agrada en absoluto. También puedo decir que, estéticamente, no encuentro ningun problema con el pelo en ninguna parte. Para mí, “sexy” está en lo que comunicas con tu cuerpo y cómo te sientes al respecto.

Y lo que Amanda comunica es RAWR.

Y lo que Amanda comunica es  “rawr!”

El argumento de la higiene es básicamente no existente. Primero que nada, hay más evidencia de efectos negativos y posibles infecciones asociadas con depilar el vello púbico, como dermatitis, irritación, infecciones vaginales. No hay mucho que la ciencia diga o haya dicho acerca del vello púbico. Así que la estética gana.

Y el feminismo me viene a la cabeza.

No voy a colocar esta entrada a nivel personal, pues porque es mi asunto. Lo que sí es que voy a compartirles cosas que he leído, escuchado y visto informal y formalmente. Para muchas mujeres – en especial en círculos feministas – el vello es un asunto político, un espacio político: su cuerpo es su protesta. Para otras mujeres y la mayoría de los hombres, la depilación tiene varios posibles motivos:  “Lo hago cuando no me da flojera”, “Lo he hecho desde pequeñ@”, “Lo hago sólo cuando tengo pareja sexual”, “Sólo en el verano”, “Lo hago si la pareja lo hace”, “Lo hago cuando estoy de humor”, “Me parece desagradable dejármelo”, “Lo hago porque a mi pareja le gusta”. Leí una entrada de blog en la que la chava, tras depilarse por primera vez, se autodescubrió y al verse realmente, se sintió más cercana a su propio cuerpo; desde ese momento no dejó de depilarse.

Una buena amiga me dijo recientemente, platicando del tema, que para ella el asunto era extremadamente político, y que odiaba cuando un hombre daba por hecho que tenía que estar depilada o lo exigía. Al mismo tiempo, me dijo que ella sabía que a ella le gustaba que le dieran sexo oral y sabía que era más fácil y agradable si estaba rasurada, y que su pareja se veía más feliz haciéndolo así, así que se rasura. Me lo dijo tan simple como esto: la política no se iba a atravesar en su camino hacia muchos orgasmos. Me pareció graciosísimo, y un buen lema de vida, ni siquiera sólo hablando de cabello.

Este tema es uno grande para el feminismo, y con buena razón. Es una de las muchas exigencias que tenemos como mujeres y que no tienen sentido. Igulamente, es una de las muchas áreas que no nos permiten estar en buenos términos con nuestro propio cuerpo y nuestra propia humanidad; es otra condición para nuestro amor propio.

blasfemiaaaaaaaa

blasfemiaaaaaaaa

Los conceptos de belleza son constructos sociales y están siempre situados históricamente, pero esto no los hace menos reales en los efectos que tienen. El hecho que la mujer sin depilar, sin implantes, sin maquillaje sea un fetiche en la pornografía mientras que la mujer depilada, con asoleado artificial, con implantes y con mucho maquillaje sea la norma me parece aterrorizante.

En un mundo ideal, a mi parecer, a nadie le importaría mucho el cabello – que si el de la cabeza lo tienes corto eres lesbiana, que si en las axilas eres sucia, que si en las piernas eres machorra, que si en el pubis te vas a quedar sola – y ocuparía la gente más de su tiempo en cosas que sí vale la pena pensar: pobreza, violencia, vida sustentable, hambruna. Incluso en hacernos mutuamente felices mediante pequeños actos de generosidad. Puedo pensar en mil cosas más importantes que Gilette no resuelve, desafortunadamente.

 

Los enlaces en esta entrada son en inglés. Si encuentro datos y artículos en español, los estaré compartiendo lueguito.

– The Feminist Hair Dilemma

– Shaving, ‘Virgin’ waxing and porn

– Mi favorito: una crítica feminista al argumento feminista de no rasurarse/depilarse. Interesantísimo.

– The war on pubic hair: la guerra de recientes décadas

– The Last Triangle: Sex, Money and the Politics of Pubic Hair

 

Y si quieren leer más al respecto, cito los artículos en los que me baso para esta entrada:

Herzig, R. (2009). The Political Economy of Choice: Genital Modification and the Global Cosmetic Services Industry. Australian Feminist Studies,24(60), 251-263. doi:10.1080/08164640902887452

Ramsey, S., Sweeney, C., Fraser, M., & Oades, G. (2009). Pubic Hair and Sexuality: A Review. Journal Of Sexual Medicine6(8), 2102-2110. doi:10.1111/j.1743-6109.2009.01307.x

Tiggemann, M., & Hodgson, S. (2008). The Hairlessness Norm Extended: Reasons for and Predictors of Women’s Body Hair Removal at Different Body Sites. Sex Roles59(11/12), 889-897. doi:10.1007/s11199-008-

Trager, J. K. (2006). Pubic Hair Removal—Pearls and Pitfalls. Journal Of Pediatric & Adolescent Gynecology19(2), 117-123. doi:10.1016/j.jpag.2006.01.051

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s